ACTAS 2018

Acta del Mes. junio 2018

por Dra. Karina de la Luz Miranda Sánchez | 13 junio, 2018 | Actas 2018

 
La sesión del mes de Junio del año en curso de la Asociación Mexicana de Neuro-Oftalmología, se llevó a cabo las instalaciones de la Sociedad Mexicana de Oftalmología. Se abordó el tema de desviación oblicua comparada a parálisis bilateral de oblicuo superior, para lo cual participaron la Dra. María Estela Arroyo Yllanes, el Dr. Anselmo Fonte Vázquez y la Dra. Karina de la Luz Miranda Sánchez.

Se leyó el acta de Abril en donde hubo una corrección debido a que se omitió al Dr. Escanio como participante de la mesa redonda de ese mes, posterior a esto, la Dra. Miranda comenzó con la exposición sobre desviación oblicua, definiéndola como una dealineación vertical ocular por alteración aferente de las vías vestíbulo-oculares en cualquier nivel de su trayecto, ya sea una alteración periférica a nivel de los laberintos cinético o estático, en el ángulo pontocerebeloso, a nivel de los núcleos vestibulares o en todo su trayecto tanto descentende por los tractos vestíbulo cerebelosos como en el fasciculo longitudinal medial en su camino por el tallo cerebral, teniendo entonces la desviación oblicua ocular acompañada de la sintomatología neurológica correspondiente al daño a cualquiera de esos niveles.
Se hizo énfasis en que en la desviación oblicua la manifestación será no atribuible a hiper o hipofunción muscular, por lo tanto no es secundaria a una alteración parética de los oblicuos, siendo su manifestación una hipertropia en posición primaria que aumenta en abducción en las lateroversiones, o puede no presentarse tan visible en la posición primaria de la mirada pero si pantalleamos al paciente en lateroversiones igualmente el ojo en abducción será el que se encuentre en hipertropia y en exicloducción, lo cual puede ser unilateral o alternante y si esto se acompaña de inclinación de la cabeza y alteración en la posición torcional de los ojos se denomina tilt reaccion. Se dio un repaso de los pasos de Parks en donde se explicó la mecánica de la paresia del IV NV y su diferencia en que en este la desviación vertical es más cuando el ojo está en adducción por ser el territorio de mayor función elevadora y depresora de los oblicuos, además de que en esta patología la inclinación de la cabeza es para compensar la falta de inciclotorción causada por la parálisis del oblicuo superior y con esto disminuir la diplopia, lo cual no se puede compensar o disminuir en la desviación oblicua, siendo entonces una alteración supranuclear que causa diplopia, siendo la excepción a la regla en este aspecto de las parálisis supranucleares.

Posteriormente el Dr. Fonte expuso varios casos de parálisis bilateral del IV nervio craneal, comentando que él prefiere denominarlo como parálisis del oblucio superior. Comentó que en el 95% de los casos que él ha visto la manifestación es binocular y que hay que saber explorar adecuadamente neutralizando el componente horizontal que pueda tener el paciente para evidenciar correctamente la desviación vertical si es solo uni o bilateral, aunque esta sea muy sutil de un lado y más notoria en el otro. Presentó la maniobra de Bicas, la cual es se realiza para el estudio de paresias o parálisis de músculos cicloverticales en desviaciones crónicas y con presencia de secundarismos, por medio del cual se busca identificar el músculo que originalmente presentó la alteración, diferenciándose de la maniobra de Bielchowsky en que es aplicable a cualquier músculo torcional, sin estar limitada al oblicuo superior. También Explicó que es importantísimo aclarar en la exploración si la paresia o parálisis es bilateral con el fin de tener éxito en el tratamiento ya sea con toxina botulínica (si hubiera necesidad de aplicación bilateral y calcular cuántas unidades necesita cada lado) o en el caso del manejo quirúrgico no despertar una mayor desviación contralateral por no haberla documentado.
En la mesa redonda los 3 participantes ya mencionados estuvieron de acuerdo en que el manejo de las parálisis del IV responden adecuadamente a la aplicación de toxina botulínica y que esta se puede aplicar siempre y cuando estés seguro de que no hay mayor necesidad de un estudio más profundo del paciente, sobre todo en los pacientes con antecedentes traumáticos o pacientes diabéticos; también estuvieron de acuerdo en que una desviación oblicua no debe ser tratada sin investigar la causa porque ésta puede ser secundaria a una alteración que ponga en pelibro la vida del paciente como un EVC, hemorrágias, patologías desmielinizantes o tumores de fosa posterior, además de que el tratamiento con toxina botulínica o cirugía no es efectivo por el hecho de que solamente se podría corregir la alineación ocular vertical pero no la torcional y el hecho es que el sistema vestibular se vería más afectado o más confundido si nosotros alteráramos la posición ocular con la toxina. Se explicó también que generalmente los pacientes con alteraciones neruológicas son más aparatosos en sus manifestaciones pero también el Dr. Escanio hizo énfasis en que en ocasiones son muy sutiles y hay que saber integrar sindromáticos con una exploración minuciosa y detallada.

Se terminó la sesión respondiendo preguntas del auditorio y de los participantes en línea, agradeciendo a los ponentes y a los asistentes, invitándolos a la siguiente sesión académica del mes de Julio 2018.
Asociación Mexicana de Neuro-Oftalmología 1996 - 2017
Boston 99 Col. Nochebuena México, D.F. C.P. 03720 Tel: (55) 5563-9393
Contacto: contacto@amno.org.mx